Intel Core i5

Construyendo un PC gamer. Capítulo 1. El procesador.

Si te gustan los videojuegos, tienes dos opciones: videoconsola u ordenador.

Comenzamos una serie de artículos para que tengas claro los componentes necesarios para jugar con fluidez los juegos que más te gustan en PC.

Lo mejor de comprar un ordenador es que estos no van a morir nunca. Una vez que contamos con un ordenador que se ajusta al mercado actual, podemos ir mejorándolo cuando queramos. Si se lanza una nueva generación de juegos, pues tendremos que cambiar la tarjeta gráfica y el procesador de nuestro ordenador. Si aparecen pantallas con más calidad o mejor resolución, la cambiamos. Que se nos queda corto de RAM. Pues la ampliamos. Hoy en día los componentes para PC son cada vez más económicos. Y un ordenador no sirve únicamente para jugar a videojuegos. Cualquier PC Gamer podrá manejar cualquier programa, por lo que también es una potente herramienta de trabajo.

Intel i7

Eligiendo procesador.

Nos vamos a fijar en cuatro características principales: El IPC (Instrucciones por ciclo de reloj), el número de núcleos, la memoria caché y la frecuencia de trabajo.

El IPC determina la cantidad de instrucciones que es capaz de ejecutar el procesador por cada ciclo de reloj. Obviamente a mayor IPC, mayor rendimiento del procesador. Esta característica incide directamente en los FPS (frames por segundo) de un juego. A más FPS tendremos una experiencia más fluida.

El número de núcleos ideal para un PC Gamer es de 4.  Si subimos el número de núcleos, por ejemplo, a 8, la cifra de aplicaciones capaces de aprovecharlos se reduce de forma drástica. Por economía, con un i5, a la vista, tendríamos el mismo resultado que con un i7. El i5 es una CPU con un IPC  muy alto que te va a servir hoy y mañana.

maxresdefault

La Memoria Caché de tercer nivel es una pequeña reserva de memoria que incorpora el procesador, mucho más rápida que la memoria RAM, y que sirve para evitar tareas de procesador redundantes. Esto quiere decir que la caché L3 guardará datos y operaciones ya realizadas por el procesador, de forma que éste podrá tirar de lo almacenado en dicha memoria y evitará tener que volver a procesar esa información. Como en casi todo, cuanta más, mejor. Los procesadores Intel i3, i5 e i7 actuales poseen respectivamente, 4, 6 y 8 Mb de Memoria Caché en sus versiones básicas, aunque en versiones de alta gama pueden llegar a 20 Mb, como el Intel® Core™ i7-5960X Processor Extreme Edition.

Por último, tenemos la frecuencia de trabajo, algo que hace años era lo único que se miraba, ya que determina el mayor o menor rendimiento del mismo, aunque actualmente los beneficios que reporta están directamente vinculados al IPC del procesador. Una buena frecuencia de trabajo para un Gamer debe ser igual o superior a los 3 Ghz.

En nuestra tienda puedes encontrar la mayor gamas de procesadores al mejor precio:

http://www.ultimainformatica.com/170-micros-intel

 

Posted in Tutorial.

One Comment

  1. Pingback: Construyendo un PC gamer. Capítulo 2. La placa base. | Última Informática

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *