FUENTE ATX 600W EVGA 600W 100 W1 0600 K2

Construyendo un PC gamer. Capítulo 6. Fuente de alimentación.

De nada te servirá tener el ordenador más potente del mundo… si no le puedes dar la suficiente energía. Una buena fuente te dará muchas horas de uso y te ahorrará dolores de cabeza.

La necesidad de potencia de la fuente varía enormemente con la combinación de CPU y GPU, yendo de los 350 a 450 W de una opción de procesador Intel y gráfica Nvidia de la Serie 900, a los 650 W de optar por los procesadores y gráficas de AMD más potentes.

Para overclocking de procesador o GPU tienes que mirar, entre otras características, que la fuente te de una máxima estabilidad en el nivel de tensión de 12 voltios. Puesto que el overclocking requiere tocar los voltajes de los componentes, cuanto más estable sea el voltaje que proporcione la fuente de alimentación, menos posibilidad habrá de que el overclocking sea inestable. Si hecs un overclocking ligero no habrá mucho problema, pero si quieres exprimir tu equipo, sí que lo será.

Normalmente, esto te va a llevar a tener que gastarte entre algo más y mucho más en la fuente de alimentación debido a que necesitarás que tenga mucha potencia (100 a 200 W más que lo habitual) y los mejores condensadores del mercado junto al mejor ensamblado. Si sólo quieres hacer un overclocking ligero no necesitarás invertir mucho más.

enermax_revolucion87__850w_modular_80_plus_gold_4

Eficiencia de la fuente: La potencia indicada por la fuente no es la real que consume. Debido al coeficiente de eficiencia energética, al comprar una fuente tendremos que multiplicar los watios que esté consumiendo la fuente para obtener la potencia suministrada a nuestro equipo. Las buenas fuentes de alimentación están en un 80% o superior, en el que el 20% restante se disipa en forma de calor o energía por la que estamos pagando en nuestra factura de electricidad para nada más que engordar las cuentas de las eléctricas.

Otra característica importante para su funcionamiento es si son de PFC (Power Factor Correction) activo o pasivo. Es simplemente una indicación más de su eficiencia, ya que las pasivas suelen dar en torno a la mitad de su potencia nominal (con lo que la mitad de la potencia consumida se pierde en forma de calor), consumir más de lo debido, producen más ruido ambiental y eléctrico, y en general no suele compensar lo poco que cuestan.

Las fuentes de PFC pasivo no disponen por lo general de protecciones para los componentes electrónicos a los que tiene que alimentar, por lo que en zonas con constantes apagones son un peligro para nuestros bolsillos. Además, al tener una eficiencia tan reducida, nuestra factura eléctrica a final de año puede elevarse otros 10 a 20 euros debido a ello, por lo que es mejor invertir en una con PFC activo.

30362399_7492

¿Y cuánta potencia necesitas? Depende.

Para un equipo en el que juguemos durante algunas horas en una zona cálida en verano (casi cualquier parte de España), lo habitual es que consuma unos 350 a 400 watios en plena carga (o sea, jugando a Battlefield 4 y juegos similares, o realizando diseño 3D).

Con una fuente de eficiencia 80% (lo recomendable), y teniendo en cuenta la situación geográfica, en verano podríamos necesitar una fuente de al menos 600W para compensar su pérdida de eficiencia, con un mínimo absoluto de 550W. Habrá tarjetas que consuman 150 a 200W en plena carga que necesitarán fuentes de alimentación de entre 550 a 600 W.

También el desgaste producido por el uso irá reduciendo con el tiempo su eficiencia, además de que cuando una fuente proporciona entre el 40 y 60% de su capacidad máxima es cuando es más eficiente. Por eso es recomendable aumentar el margen de watios que creamos necesitar para no gastarnos 60 euros en una y tenerla que cambiar al año. Idealmente, mantenerla funcionando a mitad de su capacidad aumenta al máximo su eficiencia y a la vez su vida útil.

Por último, y para que quede claro, una fuente de 500W y 80% de eficiencia es capaz de proporcionar esos 500W pero con un consumo real de unos 620W. Si por ejemplo calculas que tu equipo consume 450W como “máximo”, nada te impide comprar una fuente de 450W con eficiencia 80%. Te proporcionará esos 450W, pero el problema viene por los picos de consumo que superan esos 450W (en las tarjetas gráficas son habituales) que afectan negativamente a los componentes. Esto hace que otra vez la esperanza de vida de la fuente se vea enormemente reducida y, como decimos, pagaremos más a final de mes de electricidad.

Operar por debajo de su límite también permite a la fuente generar menos calor, que el ventilador funcione a menos revoluciones y se escuche menos. El calor generado de operar a máxima carga es también perjudicial para los componentes, y disminuye su esperanza de vida.

En nuestras tiendas puedes encontrar una amplia gama de fuentes de hasta 850w de potencia 

 

Posted in Tutorial and tagged , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *